13 razones para decir no al Tratado Transpacífico (TTP). Contribución C.P. Adán Rivera para Uneabasto.com. Enero 26, 2016.

Las organizaciones y ciudadanos que firmamos este pronunciamiento dimos NO al Acuerdo de Asociación de Asociación Transpacífico que disfraza un nuevo Tratado comercial. Decimos NO porque se ha negociado de espaldas a la ciudadanía, pero también por las graves implicaciones que tendría para México.

Estas son 13 consideraciones que nos llevan a rechazar el tratado transpacífico:

1.- El Tratado Transpacífico es una negociación secreta. Luego de más de tres años de negociaciones a espaldas del pueblo, el gobierno de México dio a conocer el texto preliminar del Acuerdo de Asociación Transpacífico. Este borrador aún está siendo modificado en secreto, de la misma forma que ocurrió hace 22 años con el TLCAN.

2.- El tratado Transpacífico ahonda los impactos negativos del TLCAN. El análisis del borrador evidencia que es un acuerdo mucho peor que el TLCAN, pues amenaza con profundizar la destrucción de la agricultura campesina, de la agroecología, de la biodiversidad, de la salud pública y ambiental, de lo que queda de industria mexicana, además de que va a afectar nuestros derechos digitales. Asimismo, va a aumentar nuestra subordinación económica y política a los intereses de las empresas trasnacionales, encabezadas por los Estados Unidos.

3.- El Tratado Transpacífico socava la Constitución y las leyes mexicanas que reconocen los derechos humanos. En cualquier controversia la única ley aplicable es la contenida en dicho tratado. Los "negociadores" mexicanos han ignorado y violado el artículo 1° constitucional, que garantiza la primacía de los derechos humanos y sus garantías, al avalar que el comercio, los tribunales supranacionales y los mecanismos de solución de conflictos entre el Estado y los inversionistas del TPP estén por encima de la Constitución.

4.- El Tratado Transpacífico es un "tratado del siglo 21 "en contra de la producción nacional y a favor de las trasnacionales. En su capitulo2, el TPP profundiza la dependencia alimentaria y daña aún más a los sectores cafetalero, lácteo, cárnico, frutícola, cereales y azucarero, además de que permite la entrada indiscriminada de cultivos transgénicos, de peligrosos productos biológicos y nanotecnológicos (apartado2.29). De aceptarse, se contaminarán las variedades de maíz, calabaza, chile, y otros cultivos que son el sostén de la agricultura campesina y la alimentación de los mexicanos.


5.- El Tratado Transpacífico implica aceptar otros acuerdos negativos para el país.
Con el TPP, México automáticamente acepta otros tratados internacionales a favor de las trasnacionales. Entre ellos el capítulo 18 de Propiedad Intelectual del Tratado UPOV91 que prohíbe el intercambio de semillas entre campesinos, tal y como lo hacen desde más de ocho mil años. Esta prohibición busca favorecer la compra de semillas a las trasnacionales.

6.- El Tratado Transpacífico infringe diversos derechos de los pueblos y la ciudadanía. Para empezar, ignora los derechos de los pueblos originarios a la consulta previa, libre e informada .Además, en su capítulo de Propiedad intelectual incluye disposiciones que violan nuestros derechos digitales, la libertad de expresión y la privacidad en nombre del copyright.

7.- El Tratado Transpacífico pone en riesgo la salud pública. Diversos artículos (del 18:50 a 18:54) de la subsección C sobre Productos Farmacéuticos ponen en riesgo el acceso a medicamentos a precios accesibles y socavan las medidas para proteger los presupuestos públicos en compras de medicamentos , dispositivos o tecnologías , tal y como lo ha expuesto la Organización Mundial de la Salud. Dado que para proteger los intereses corporativos de los grandes laboratorios se obstaculiza el acceso a los genéricos.

8.- El Tratado Transpacífico Privilegia el interés comercial. En el capítulo 28, el TPP refuerza el muy cuestionado derechos de los inversionistas extranjeros a demandar, exigiendo miles de dólares a los gobiernos en tribunales supranacionales privados, cuando aquellos adopten reglas de interés público, de protección ambiental, de salud, de educación, de estabilidad financiera, de fomento a la micro, pequeña y mediana empresas.

9.- El Tratado Transpacífico limita y condiciona la adopción de políticas de interés público. El artículo 9.15, del capítulo 9 de inversionistas es presentado por los negociadores como una salvaguarda para que los gobiernos adopten políticas de interés público. Sin embargo, expertos internacionales han demostrado que es una redacción engañosa, debido a que condiciona tales salvaguardas mediante la fresa "a menos que sea consistente con este capítulo". Capítulo en el cual se establecen los privilegios de los inversionistas extranjeros.

10.- El Tratado Transpacífico es incompatible con el orden público internacional. Los capítulos 9 y 28, sobre inversión y sobre Solución de Diferencias, garantizan los privilegios de los inversionistas extranjeros a través de instrumentos obligatorios de cumplimiento, severas sanciones y represalias. Esto se antepone a los derechos humanos, es incompatible con el orden público internacional y puede considerarse contrario a las disposiciones de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados y nulos en tanto contrarios a las buenas costumbres, tal y como lo refiere el Informe de julio de 2015 del Experto Independiente de la ONU sobre la promoción de un orden internacional democrático y equitativo.


11.- El Tratado Transpacífico es obligatorio e prerrogativas para las empresas y voluntario en lo demás. El TPP deja en la retórica sus contenidos sobre el trabajo (capitulo 19). Medio Ambiente (capítulo 20), Cooperación y desarrollo de capacidades (capítulo 21), desarrollo (capítulo 23), Pequeñas y Medianas Empresas (capítulo 24) y Transparencia y Anticorrupción (capítulo 26). Mientras los mecanismos y compromisos favorables a las empresas trasnacionales son obligatorios; los capítulos citados son voluntarios, no exigibles y no están sujetos a sanciones ni castigos en caso de incumplimiento.

12.- El Tratado Transpacífico contraviene los derechos garantizados por la OIT y a los que México se ha adherido. Las Cartas Paralelas de Compromisos Laborales que acordaron Vietnam, Malasia y Brunei dejan en manos de EUA y sus trasnacionales la posibilidad de usarlos como mecanismos punibles. Este arreglo paralelo al TPP es contrario a los compromisos multilaterales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Por ahora México quedó exento de estas cartas, al parecer, a cambio de no interferir en el acuerdo entre Japón y EUA sobe el contenido regional del sector automotriz.

13.- El Tratado Transpacífico sirve a los intereses políticos-militares de EUA no de México. Un objeto de este acuerdo es contribuir a que EUA acote a China y mantenga su hegemonía, hoy en declive, a costa de socavar e incluso contraponer tratados internacionales e instituciones multilaterales como la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Organización Mundial de Salud (OMS) y la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI). Es absurdo que los negociadores de México aten nuestro futuro a la potencia en declive y nos confronten con las potencias del siglo 21.

México no puede permitir que sus recursos naturales, su economía, su sociedad y sus instituciones públicas se sometan a los intereses de las empresas globales.

Los derechos de los pueblos están por encima de los derechos de las transnacionales. Corporaciones a las que no podemos permitir que dicte políticas de comercio y establezcan tribunales privados para dirimir controversias laborales, comerciales o ambientales.

Exigimos que se libere el texto negociado integro (incluyendo todos los anexos y acuerdos paralelos) del TPP y que se haga una amplia discusión nacional democrática sobre el rumbo económico de nuestro país que dicho tratado compromete todavía más. Curso que se torció con la firma del Trabajo de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá y que se pervertirá aún más peligrosamente de ratificarse el Acuerdo de Asociación Transpacífico, el Acta UPOV 1991 y otros tratados negociados por el gobierno federal que tampoco han sido consultados con la población.

México es una nación pluricultural sustentada en una historia milenaria y, como lo ha reconocido la Suprema Corte de Justicia de la Nación, es una obligación del Estado consultar a los pueblos que afectan, por lo que un acuerdo como el TPP, que compromete el modelo de desarrollo y las reglas del comercio poniendo en riesgo las semillas nativas, la agro biodiversidad y el medio ambiente debe ser consultado previamente con la sociedad mexicana y en particular con los pueblos originarios.

Por estas y otras razones, las organizaciones firmantes exigimos a los miembros del Senado:

  • Rechazar la ratificación del TPP
  • Propiciar una amplia discusión democrática sobre los contenidos del TPP
  • Exigirle al Ejecutivo el Texto Legal Definitivo, sin letras chiquititas y difundirlo ampliamente entre la sociedad.
  • Exigir o propiciar una evaluación independiente de las consecuencias políticas, económicas, sociales, ambientales y culturales del TPP.
  • Abrir un diálogo directo con las organizaciones sociales que suscribimos este pronunciamiento.

Hacemos un llamado fraternal a conformar un frente amplio, multisectorial, plural, incluyente, de organizaciones, sindicatos, movimientos, estudiantes, científicos, académicos, intelectuales, artistas, OG, iglesias y ciudadanía… para enfrentar y derrotar al TPP.

¡21 años de TLCAN han sido suficientes!
¡El TPP es peor de lo que imaginábamos!

Por: C.P. Adán Rivera para Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXVI

Regresar a home-page