Abrazar a un perro. Por: Regina Kuri.- Julio 31, 2012.

Hablar de perros es muchas cosas. Los perros son una excelente compañía, maestros de tolerancia, paciencia y mucha buena voluntad.

Su cariño es incondicional aún cuando los dueños se van y regresan hasta la noche, o se van de viaje y los dejan con el vecino o en la pensión. Los perros siempre tienen una lamida y una buena sacudida de cola para su dueño sin importarle el qué dirán.

Hay muchas razones por las que los seres humanos buscamos tener distintas mascotas, algunos lo hacen para tener una compañía, los padres de familia como métodos educativos para sus hijos, otros por costumbre (porque siempre crecieron con ellas) o porque simplemente tienen un buen corazón y la generosidad suficiente para cuidar de otro ser vivo. La compañía creo que es la más común de las razones para tener un perro, pero creo que la simple convivencia con el animal nos puede enseñar mucho, como lealtad y simpatía por los demás.

Estudios realizados por varias universidades de los Estados Unidos revelan que estar cerca de un perro promueve un ambiente de trabajo más relajado y por lo mismo aumenta la productividad. Está comprobado que los ambientes laborales de menor estrés tienen mejores resultados a lo contrario de lo que podría pensarse que la oficina tiene que tener en todo momento el factor "prisa" o "presión". Estar en contacto con un perro o convivir con uno durante la jornada laboral puede crear un ambiente más abierto, alegre y sobre todo puede generar mejor comunicación entre los compañeros. Los perros definitivamente pueden hacer una diferencia positiva tanto en las personas como en el lugar de trabajo.

Toda la vida crecí con perros y algunas otras mascotas en mi casa y confieso que aunque sí los consentía, no fue hasta que ya no pude tener un perro que empecé a sentir que sí son un plus en la vida de cualquiera. Los perros saben cuando te sientes mal por enfermedad y de tristeza y tienen una magia especial para acercarse a reconfortar. Personalmente cuando me siento en el desasosiego lo primero que quiero, antes de ir a contarle a alguien es abrazar a un perro que me encuentre, darle cariño y recibirlo.

NO puedo creer cuando entro al Facebook en el Twitter, la cantidad de fotografías que muestran el maltrato animal, me parece una crueldad digna de animales salvajes, que sin duda muchos seres humanos lo son. Así como también hay otras tantas de Asociaciones que brindan la oportunidad de adoptar y de alguna manera contrarrestar tanta crueldad.

Regina Kuri colabora en Segunda Emisión de WRadio. Es autora de los libros "Girando en un tacón" y "Ya Aliviánate" con Editorial Diana. Síguela en twitter: @reginakuri y lee su blog en eluniversal.com.mx.

En colaboración con Uneabasto.com Todos los derechos Reservados MMXII

Regresar a home-page