La importancia de las actitudes en los negocios. Por: Juan José Ceballos. Octubre 28, 2014.

Es de todos conocida la historia del presidente de una compañía constructora que fue un día a visitar una de sus obras y entrevistó a tres albañiles.

Los entrevistados estaban laborando y la pregunta fue la misma para los tres: ¿y tú que estás haciendo?

El primero de ellos contestó amargadamente "estoy pegando ladrillos porque el maestro me lo ordenó"; el segundo, más alegre, respondió "estoy levantando una barda, no es muy agradable este trabajo pero me da para mantener a mis hijos y algún día llegaré a ser supervisor".

El último interrogado muy alegre y con una visión más amplia dijo "estoy haciendo un edificio que albergará a muchas familias, algún día yo también tendré mi propio departamento".

Este ejemplo ilustra muy bien las diferentes actitudes y perspectivas que tenemos los seres humanos respecto a las situaciones que vivimos.

Tres actitudes diferentes ante un mismo estímulo. El trabajo, el lugar y la pregunta, fueron los mismos.

La Fundación Carnegie de Estados Unidos realizó una investigación acerca de la importancia de las actitudes en el éxito personal y empresarial, encuestando a cientos de hombres de negocios, empleados y ejecutivos de diferentes empresas.

Los resultados del estudio determinaron que el éxito personal y de negocios depende del 85% de las actitudes con las que se trabaja y se vive la vida, y sólo el 15% de las habilidades y conocimientos que se tienen. Desde entonces en muchas escuelas de negocios se le da más importancia a la formación de actitudes, comportamientos y creencias personales, que son de las que depende mayormente el éxito.

Las actitudes pueden definirse como la forma en que respondemos a los diferentes estímulos y tareas, compromisos y obligaciones.

Las actitudes se forman a partir de nuestras creencias, de nuestras expectativas, valores, de nuestras experiencias y de las razones que tengamos para responder de una u otra forma. Las actitudes pueden ser buenas o malas, convenientes o inconvenientes para nuestras metas en la vida.

Todo está grabado en nuestro subconsciente, ahí radica la programación con la que actuamos, la gran mayoría de las veces sin darnos cuenta, ante las diferentes situaciones y experiencias. Sin embargo, con un poco de atención podemos re-programar nuestro subconsciente para actuar más convenientemente y poder cumplir nuestras metas, decidiendo las actitudes que debemos tomar.

Te presentamos algunas formas de programar nuestro subconsciente con actitudes convenientes:

  • A través de tomar conciencia de todas y cada una de nuestras actitudes, sobre todo de aquellas que tienen que ver directamente con el éxito de nuestro negocio y con el desarrollo de nuestra familia.

  • Pensar en los resultados y consecuencias de las actitudes negativas y decidir si nos convienen. oLa repetición de ciertos pensamientos y palabras provocará el cambio. Este es un método efectivo como complemento a otras estrategias.

  • Crearse el hábito de poner la mayor atención en la parte positiva de las cosas.

En artículos siguientes enunciaremos cada una de las actitudes necesarias en los empresarios detallistas para poder aumentar sus probabilidades de éxito. Sin embargo, aunque la importancia de los conocimientos y habilidades es menor dentro del total, son muy importantes porque las actitudes solas no sirven de mucho.

.Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXIV

Regresar a home-page