Hagamos el amor todos los días. Por: Pepe Couch/Revista "El Comercio Tradicional al Detalle". Febrero 21, 2017. Uneabasto.com

Sí, ¿por qué no?, vamos a hacer el amor todos los días del año, pero no me refiero a esa forma de amor que posiblemente estés pensando.

Aprovechando los festejos de este mes, expresemos nuestros mejores sentimientos, no sólo a nuestra pareja, sino a toda nuestra familia, y hagámoslo extensivo a las personas con las que trabajamos y convivimos diariamente, llámense colaboradores, proveedores, etc.

Alguien me dijo una vez que “lo que más hace falta en el mundo es amor”. Esto es muy cierto, de lo que más carecemos es de amor, y no sólo a una pareja, sino a todo, al trabajo, a nuestro negocio, etc.; amor en el sentido más amplio, desde el respeto, la aceptación, comprensión, tolerancia, etc, pero sobre todo amor a uno mismo.

Pero ¿cómo podemos manifestar amor sin que tenga que ser con “arrumacos” o con simples palabras?
Fácil, a través de la expresión más simple de amor, la consideración, la comprensión y el respeto.

Con nuestra pareja y familia podemos ser más considerados cada día, más atentos y serviciales, aceptarlos tal como son y tolerar sus fallas y errores. Aunque a veces tengamos problemas, la familia es la razón principal, por la que hacemos cualquier sacrificio necesario para que, sin consentirlos demasiado, estén bien.

Con nuestra familia y con el resto de la gente, la expresión más sencilla, madura e inteligente de demostrar amor es a través de la comprensión.

Para comprender a los demás, primeramente debemos ponernos en su lugar y pensar que la mayoría de las veces no ponemos atención en las razones que tienen para hacer algo que nos molesta, ejemplo:

• Su situación emocional del momento
• Las causas que los orillan u orillaron a actuar de determinada manera
• Los problemas personales que los abruman
• Que es humano cometer errores
• Que probablemente nosotros hubieras actuado igual
• Que nadie es perfecto
• Que, en el pasado, seguramente nosotros hemos hecho lo mismo
• Que si bien tienen defectos también poseen virtudes, etc.

 

Muchos pleitos, divorcios, resentimientos y frustraciones, y hasta enfermedades se pueden evitar si nos pusiéramos en el lugar del otro.

Hay que ponerse en la posición del otro para saber lo que siente, para comprenderlo y entenderlo mejor.
Cuando quieras censurar, juzgar o reprimir a alguien, antes de hablar, ponte en su lugar. Y si quieres criticar u opinar de alguien, no lo hagas sin antes pensar lo que tú podrías experimentar estando en su lugar.

En medio de una discusión, cuando sientas necesidad de reclamar o reprochar, antes de hablar o actuar, ponte en su lugar. Se evitaría mucho dolor, propio y de los demás, si antes de cualquier cosa que tengamos que decir o hacer, intentamos ponernos en el lugar de los demás.
Otra de las formas simples de expresar amor es por medio del respeto hacia los demás. Con esto me refiero, al valor que debemos dar a todas las personas y cosas que nos rodean. Respetar a los demás es signo de que también nos respetamos a nosotros mismos.

Respetar no significa estar de acuerdo en todos los ámbitos con otra persona, sino que se trata de no discriminar ni ofender a nadie por su forma de vida y sus decisiones, siempre y cuando dichas decisiones no nos causen ningún daño, ni afecten a los demás.
Evitemos las descalificaciones o menosprecios, las criticas, enjuiciamientos, juicios o prejuicios, reproches, etc., permitiendo a los demás que sean o piensen como quieran, respetando sus sentimientos, sus derechos a opinar, a callar, y sobre todo, respetando sus diferencias.

Por: Pepe Couch/Revista "El Comercio Tradicional al Detalle", en colaboración con Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXVII

Regresar a home-page