El confinamiento y las emociones. Por: Juan José Ceballos. Mayo 29, 2020. UneAbasto.com

Sabemos que el confinamiento en que nos encontramos “es por el bien de todos”, pero, aunque es conveniente, no deja de ser forzado.

Este tipo de encierro nos puede crear, fácilmente, emociones negativas como ansiedad, miedo, tensión, agitación, enojo, estrés en general, entre otros.

Es en esos momentos que te recomiendo hacer una respiración diferente a la normal.

Inhalar y exhalar, consciente y pausadamente, nos puede ayudar mucho en estos días difíciles.

Algo rápido. Poniendo mucha atención en la entrada y salida del aire:

1.- Inhala profundo, por boca o nariz,

2.- Retén unos segundos el aire,

3.- Exhala lentamente por boca o nariz.

Deja que el aire expanda tu abdomen. Hazlo tres veces seguidas, aunque con una podría ser suficiente para sacarte rápido de una situación incómoda.

Inhalar-Exhalar, no es respirar como lo hacemos normalmente, en forma inconsciente, las 24 horas del día, ¡no!

Se trata de una respiración consciente y profunda, cuyo objetivo es sacar al organismo de situaciones desesperadas de estrés y hasta de estados de shock.

Cada vez que sientas alguna de las emociones negativas mencionadas, envíale mayor oxígeno a tu cerebro.

Principales beneficios de la práctica diaria de “inhalar-exhalar:

1. Mejora, de forma inmediata, las funciones cerebrales para la toma de decisiones, para tener buenas actitudes y mejores pensamientos

2.- Ayuda mucho a ser paciente y tolerante

3. Reduce las respuestas emocionales no saludables

4. Mejora el estado de ánimo y la sensación de bienestar

5. Incrementa la capacidad de concentración y la memoria

6. Disminuye la tensión arterial.

Ánimo; como todo en la vida “este confinamiento, también pasará”.

Por: Juan José Ceballos/ Revista "El Comercio Tradicional al Detalle", en colaboración con Uneabasto.com. Todos los Derechos Reservados MMXX

Regresar a home-page