Más tipos de discapacidades. Editorial Uneabasto.com. Septiembre 8, 2015.

Problemas sociales como la intolerancia, la pereza, la falta de inteligencia emocional, el no poder controlarse a sí mismo ante las provocaciones y tentaciones, son discapacidades.

Los alcohólicos y los drogadictos sufren una discapacidad enorme al no poder controlar su adicción.

La baja autoestima es una falta de capacidad para ser asertivos, motivarse, valorarse y tener confianza en sí mismo.

¿Que no son graves estas discapacidades?, ¡claro que lo son!, sólo hay que ver la calidad de vida de más de 40 millones de mexicanos en pobreza (CONEVAL, Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2008)

El desconocer nuestros talentos para capitalizarlos y nuestros defectos para manejarlos bien, es una discapacidad que nos impide realizarnos como personas.

El miedo exagerado que incapacita para enfrentarse a los retos y exigencias de nuestra profesión, las fobias que a muchas mujeres les hace gritar ante animales como arañas, ratones, etc., son también discapacidades.

Los especialistas en alguna materia se encierran en un paradigma o esquema mental en el que nada diferente o contradictorio a lo que ellos conocen entra, rechazan opciones alternativas a sus áreas.

La violencia intrafamiliar, es una discapacidad de las víctimas para salir inteligentemente de su ambiente, también es de los victimarios para controlarse y amar a su familia.

Algunas enfermedades como la gastritis y ciertos tipos de cáncer causadas por el resentimiento, rencor, coraje, etc. son producto de la incapacidad de perdonar, de entender y de reflexionar.

Si bien estas discapacidades pudieran no ser tan severas como las motrices, mentales, ceguera, auditiva, etc., sí impiden a los que la padecen ser felices, vivir en armonía, lograr objetivos, progresar, etc.

Así como las personas con alguna discapacidad física, visual, etc., requieren de terapias, así también a muchos de nosotros convendría tomar algunas terapias para desenvolvernos mejor en la vida.

Por: Editorial Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXV

Regresar a home-page