El espejo de la vida. Por revista "El Comercio Tradicional al Detalle". Junio 25, 2013.

Un día, cuando los empleados llegaron a trabajar, encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito: "Ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de Usted en esta empresa. Está invitado al velorio, en el área de deportes".

Al comienzo, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus compañeros, pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba impidiendo su crecimiento.

La agitación en el área deportiva era tan grande que fue necesario llamar a los de seguridad para organizar la fila en el velorio.
Conforme las personas iban acercándose al ataúd, la excitación aumentaba:

¿Quién será el que estaba impidiendo mi progreso?

¡¡Qué bueno que el infeliz murió!!

Uno a uno, los empleados agitados se aproximaban al ataúd, miraban al difunto y "tragaban seco". Se quedaban unos minutos en el más absoluto silencio, como si les hubieran tocado lo más profundo del alma.

Pues bien, en el fondo del ataúd había un espejo; cada uno se veía a si mismo, con el siguiente letrero:

"Sólo existe una persona capaz de limitar tu crecimiento: ¡Tú mismo!"

Tu vida no cambia cuando cambian tus clientes o tus proveedores, cuando cambian los productos o el gobierno, cuando cambia tu jefe, cuando tus amigos cambian, cuando tu pareja cambia. Tu vida cambiará cuando cambies tú.

"El mundo es como un espejo, que devuelve a cada persona, el reflejo de sus propios pensamientos. La manera como tú encaras la vida es lo que hace la diferencia".

El mundo a tu alrededor es un espejo que te enseña quién eres. Aquello que encuentras de bueno en los demás, también está en ti. Los defectos que encuentras en los demás, también son defectos tuyos.

Las potencialidades que ves en los demás, también son posibles para ti. La belleza que ves a tu alrededor, es la tuya misma.
Aquello que ves en los demás, te revela a ti mismo. Mira lo mejor en los demás y serás una mejor persona. Da a los demás y te estarás dando a ti mismo. Admira la creatividad, y tú serás creativo. Ama, y serás amado. Procura comprender, y serás comprendido.
Enseña, y aprenderás.

"La vida nos enseña: que la gente es amable, si uno es amable; que las personas están tristes, si uno está triste; que todos nos quieren, si uno los quiere; que todos son malos, si uno los odia; que hay caras sonrientes, si uno sonríe, y caras amargas, si estamos amargados; que el mundo está feliz, si uno es feliz; que la gente es enojona, si uno es enojón; que las personas son agradecidas, si uno es agradecido.

Finalmente, la vida es como un espejo:

"Si sonreímos, ¡el espejo nos devuelve la sonrisa! La actitud que tomemos frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante nosotros".

Por: Revista "El Comercio Tradicional al Detalle" en colaboración con Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXIII

Regresar a home-page