El futuro de Acapulco en poder de Carlos Slim.- Marzo 21, 2012.

En noviembre de 2011, Human Rights Watch presentó un informe sobre los casos de ejecuciones, desapariciones y torturas que se han presentado en la "guerra contra el narcotráfico" emprendida por el presidente de México, Felipe Calderón desde que asumió el poder hace cinco años en los que México ha sufrido un incremento dramático de la violencia.

Se afirmó que en ese periodo la tasa de homicidios aumentó más del 260% entre 2007 y 2010, y ese incremento alarmante de la violencia ha sido consecuencia, en gran parte de la rivalidad entre poderosos cárteles que compiten por el control del narcotráfico y otras actividades lucrativas ilícitas, como la trata de personas, así como de enfrentamientos internos entre sus propios miembros.

Dichas actividades ilícitas y el aumento de la violencia, también han afectado prácticamente todas las esferas de la vida pública, e incluyen las más variadas modalidades, como extorsión de pequeñas empresas, bloqueos de las principales autopistas, cierre de escuelas, toques de queda nocturnos, secuestros en masa y asesinatos de funcionarios públicos.

Los grupos de la delincuencia organizada han apelado a demostraciones públicas de violencia -desde dejar cabezas de personas decapitadas en plazas públicas hasta colgar cuerpos mutilados en puentes con el fin de infundir el terror, no sólo entre sus rivales, sino también en la población general.

Además de que Human Rights Watch se pronunció sobre las violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas armadas, y los agentes seguridad por hechos de tortura, desapariciones forzadas, y sobre ejecuciones extrajudiciales, advirtió que los índices de delitos violentos han aumentado vertiginosamente; las prácticas abusivas de control policial han perjudicado la investigación y el juzgamiento de presuntos delincuentes; y la corrupción y los abusos generalizados han generado hostilidad entre la población civil. De igual forma, en dicho informe se advierte que los cerca de 15 mil muertos presuntamente relacionados con la delincuencia organizada ocurridos en el 2010 representan un aumento del casi el 60 por ciento respecto del año anterior, presentándose mayor incidencia en los estados de Baja California, Chihuahua, Michoacán. Sinaloa, Nuevo León, Tamaulipas y por supuesto Guerrero, Estados donde el gobierno federal ha puesto en marcha importantes operativos contra el narcotráfico con intervención del Ejército.

Por otro lado, en las últimas estadísticas presentadas por la Procuraduría General de República en los cinco años de la actual administración federal, la guerra contra y entre cárteles de la droga ha afectado a 1, 269 Municipios, de la mayor parte del país. De acuerdo con la PGR, el saldo de muertos que ha dejado esta guerra contra el narcotráfico es de 47, 515 muertos, entre ejecuciones, enfrentamientos y agresiones.

Específicamente, de los municipios donde los muertos se cuentan hasta por miles, son Juárez, Chihuahua, 7,643; Tijuana, Baja California con 1,850; y Acapulco, Guerrero con 1, 456 mil. A pesar de lo anterior, el 27 de febrero del presente año, el empresario y presidente del grupo Carso, Carlos Slim Helú, dijo que no tiene temor de invertir en Guerrero a pesar de la inseguridad, y refirió que los inversionistas que no apuestan sus capitales por tener dudas antes este problema, "pues se quedarán atrás".

Cabe señalar, que dicho empresario tomó protesta del Consejo Consultivo para el Rescate del Acapulco Tradicional en el Hotel Boca Chica, que tiene como proyecto la recuperación de espacios públicos, mejoramiento de acceso a playas y áreas que dividen la franja de arena de la avenida Costera, instalación de aulas digitales, unificación de criterios, urbanísticos y la construcción de una ciclopista, una cineteca estatal, cafetería, un museo marino interactivo y una plaza pública.

Hasta ahora no se han emitido públicamente las medidas que se tomarán para enfrentar, controlar y en su caso acabar con la delincuencia que impera en el puerto, pero se infiere que será al través de fuertes inversiones en diversas áreas para impulsar el desarrollo, generando empleos y reconstruyendo el tejido social, como se vaya a lograr eso y se haga realidad el nuevo Acapulco. Confiamos en que así será.


Por: el Mtro. Víctor Santiago Serrano Contreras / Revista Candelero,
en colaboración con Uneabasto.com. Todos los Derechos Reservados MMXII

Regresar a home-page