Las emociones dentro de las empresas. Por: George Mendez/Revista "El Comercio Tradicional al Detalle" Julio 15, 2020. UneAbasto.com

Para que los cambios en las empresas tengan éxito, es necesario un liderazgo enfocado a manejar emociones. En este sentido, Virgilio Gallardo asegura que, “el verdadero líder debe ser un especialista en crear emociones”.

El líder debe crear emociones estratégicas y manejarlas con verdadera maestría, ya que no cualquier líder puede soportar todas las cargas negativas que pueden provocar estas emociones.

¿Qué emociones debe gestionar?

1º.- En primer lugar, el líder debe crear miedo y dolor. Según el autor “sólo aquellos que son capaces de crear una enorme insatisfacción con el “status quo” tienen algunas posibilidades de éxito. En cambios importantes, será necesario crear dolor y miedo con la situación actual; un dolor y miedo tan enormes que prefieran antes lo desconocido, lo incierto y la ansiedad que provoca lo nuevo, a la pérdida de privilegios”.

2º.- Como segundo paso, y para lograr que la gente sea capaz de realizar los esfuerzos personales necesarios, el líder debe crear sueños y esperanza; es decir, “hacer visual un entorno diferente en el que quieran estar. Las personas se mueven mucho más por sueños, de lo que a simple vista pueda parecer”.

3º.- Debe crear certidumbre. Mostrar las primeras evidencias de los frutos de los cambios. La resistencia al cambio sólo se elimina definitivamente mostrando las ventajas “probadas” de lo nuevo.

4º.- Debe también dar reconocimientos. “La apreciación es el mayor motor de la motivación, y la motivación es la clave del cambio personal y organizacional. El reconocimiento, además de recompensarlo económicamente, es sobretodo el aprecio, la forma de estima en el mundo profesional, la gran fuerza que lo mueve todo”.

Se dice que, las emociones mueven al mundo, eso es muy cierto, pero en el mundo también están las empresas, por lo que éstas también son movidas por las emociones.

Virgilio Gallardo, de la empresa Competencias Directivas, asegura que, “los hábitos y los valores de las empresas son los mismos que los de las personas que las integran”.

Por lo anterior, para hacer cualquier cambio dentro de una empresa, se debe empezar por cambiar a las personas. Esto no quiere decir que se haga un cambio total del personal, sino que además de los cambios en los procesos, máquinas, sistemas, etc., conviene cambiar ciertos valores, hábitos y comportamientos de la gente con la que se cuenta.

La clave para el éxito de una empresa, radica en la gestión que se realice para mejorar sus emociones. “Gestionar el cambio, provocar y acelerar la innovación, es básicamente un proceso de gestión de emociones”.

Los cambios personales son muy difíciles, ya que los seres humanos somos básicamente emocionales; muchas veces nos guiamos sólo por el reconocimiento, el amor, el miedo, la esperanza, etc.

Ante cualquier cambio que pretendas hacer en tu empresa para crear algo nuevo, para abrir nuevos mercados, etc., debes considerar que las emociones estarán presentes, y éstas afectarán a todo el personal, incluyendo sus directivos y propietarios.

Para Virgilio Gallardo, “ésta es la cara oculta del cambio; la que provoca que la mayoría de los procesos de cambio empresariales fracasen, que fracasen sus directivos, que sus empresas sean menos competitivas, que se destruyan empleos y riqueza”.

Entonces, la fórmula del éxito en las organizaciones, está en saber manejar las emociones de su personal. Sólo quienes logren esto, tendrán la capacidad de gestionar los cambios.

Por: George Mendez/ Revista "El Comercio Tradicional al Detalle", en colaboración con Uneabasto.com. Todos los Derechos Reservados MMXX

Regresar a home-page