Los errores más comunes del empresario Pyme. Condusef. Agosto 6, 2013.

Ausencia de una cultura empresarial: La mayoría de las PYMES pocas veces se plantean cuál es su misión, visión y valores. Son empresas que no se cuestionan ¿por qué existen como organización?, ¿por qué nos compran los clientes?, ¿cuál es nuestro propósito?, ¿cuáles son nuestros valores?

El no plantearse lo anterior y mucho menos, no tener una respuesta al respecto, envía mensajes confusos a clientes, proveedores y empleados sobre quién eres como empresa y hacia dónde te diriges.

Falta de análisis estratégico: Muchas PYMES inician actividades o abordan el mercado con lo que creen que necesitan y no con lo que requieren en realidad. Ignoran oportunidades que pueden aprovechar y pasan por alto aspectos que pueden acabar con ellos, como: mayor competencia, productos innovadores, escasez de mano de obra calificada, etc.

Un buen ejercicio consiste en cuestionarte cosas como ¿qué necesidad satisface mi tienda?, ¿qué ofrece?, ¿es única o especial?, ¿qué hará tienda por mis clientes?, ¿qué no hará?, ¿qué podrá hacer después, que no está haciendo ahora?
También es importante investigar el perfil de tu mercado y de tus consumidores con preguntas como ¿dónde están mis clientes?, ¿de dónde vienen?, ¿cuál es su ingreso?, ¿cómo compran?, ¿a qué precio?, ¿en qué cantidad?, ¿cuándo compran?, ¿quiénes son mis competidores?, ¿en dónde están?, ¿qué tan fuertes son?.

Mala administración: La mala administración del negocio es una de las causas principales del fracaso de las PYMES. Muchas empresas surgen de una corazonada más que de un conocimiento significativo del negocio y sus características.

También es común que los propietarios se sientan con los conocimientos suficientes en todas las áreas del negocio, y eviten cualquier insinuación de asesoría o apoyo. Ante este panorama, la capacitación en administración se presenta como esa plataforma que requieren muchas empresas para competir no sólo en el mercado doméstico, sino también para mirar hacia el exterior.

Incompetencia personal: Son muchas las empresas que fracasan debido a la incompetencia del dueño para llevar las riendas de un negocio. Para evitarlo un buen consejo es recurrir a los famosos simuladores de negocios que te ayudarán a evaluar qué tan preparado estás para dar el gran salto de empleado a empresario.

Creerse todólogo: Otro error común de quien incursiona en los negocios es jugar a ser "todólogo" por demasiado tiempo, ya que resta a la empresa la oportunidad de crecer a partir de una falta o ausencia de pensamiento estratégico de su dueño o director general.
Por supuesto que muchas empresas empiezan así, siendo empresas de un solo hombre, pero el error está en seguir así al paso del tiempo. "Lo barato sale caro" el no contar con la gente adecuada y asumir que todo lo haces tú puede ocasionar más problemas que ahorros.

Mala previsión financiera: Con más frecuencia de lo que se cree, los empresarios caen en la trampa de la mala planeación financiera porque no determinaron con anticipación los fondos necesarios para poner en marcha la empresa y cómo van a obtener el capital. Por ello, hay que definir previamente la estructura financiera de la empresa y hacer una previsión de su rentabilidad a mediano plazo.
Adquirir deuda sin previsión: Es importante tener en cuenta que el crédito no siempre es la solución para la PYME.

Es importante definir cuál es nuestro objetivo, cómo lo podemos lograr y si es con crédito o no. Es necesario realizar y con disciplina dar seguimiento al presupuesto que realicemos.

Es aconsejable también definir si no hay otros mecanismos de financiamiento porque a veces lo que se requiere es capital (socios) y no crédito y si ésta es la opción, debe estar bien definido cómo se aprovechará y qué consecuencias tendrá, en cada caso.
Centralizar el poder: Se estima que por cada seis empresas que se crean en primera generación, sólo una llegará a la tercera generación, es decir que difícilmente una empresa creada ahora, va a ser administrada al paso del tiempo por los nietos.

Ausencia de controles: Es importante tener medidas de control, de lo contrario tendrás fallas en la operación de tu organización. Hay que tener control de gastos, control de ventas, control de inventarios, etcétera. Así como tener al día los manuales de operación y toda la documentación de la empresa en regla.

Falta de planeación: Con frecuencia las PYMES no contemplan el tema de la planeación. Van solucionando las cosas según se presentan sin comprender que esta forma de trabajar limita por mucho el crecimiento de la empresa.

Las actividades de planeación indican qué se desea lograr en la empresa, y cómo se plantea alcanzarlo. Para ello debes contestar con sinceridad: ¿por qué creo que habrán de darse las ventas?, ¿qué elementos tengo para que esas ventas se den?, ¿la situación del mercado es ideal para lograrlo?, ¿es el momento adecuado para vender u ofrecer mis productos?

Por: Condusef. Todos los derechos Reservados MMXIII

Regresar a home-page