Formas diferentes de pensar para ser exitosos. Revista El Comercio Tradicional al Detalle. Enero 7, 2014.

Los especialistas dicen que la riqueza y la pobreza, el éxito y el fracaso, la felicidad y la desdicha, se generan en la mente de las personas; que no son sólo los conocimientos técnicos, administrativos, académicos, etc. los que proporciona el éxito, sino la forma de ser de las personas; es decir:

  • La Forma en que interpreta los sucesos, así como el manejo de sus emociones.

  • Su perspectiva sobre su pasado, presente y futuro.

  • De la importancia que le da a las cosas, de su sacrificio de los placeres de corto plazo por las satisfacciones mayores de mediano y largo plazo.

  • De su capacidad para manejar sus relaciones personales e interpersonales y su fortaleza para ceder lo necesario y conveniente ante los conflictos.

  • De cómo aprovecha sus virtudes y cómo maneja sus defectos.

  • De su flexibilidad para adecuarse y adaptarse a las nuevas circunstancias y sacarles provecho.

  • De su disposición a usar sus dos hemisferios cerebrales en todas sus situaciones, aplicando tanto sus energías masculinas como femeninas.

  • De su capacidad para ver más allá de lo que ve la mayoría de la gente; de ver con la mente y con el corazón.

  • De su capacidad y valor para realizar sus sueños y de su valentía para manejar sus miedos.

  • De su fortaleza y madurez para liberarse de sus culpas.

  • De cómo administra su energía y atención, dirigiéndola a lo que quiere y no a lo que teme.

  • De su interés por cuidar y elevar su autoestima a un nivel sano para sobreponerse a las adversidades.

  • De su nivel de autoconfianza para no hacerle mucho caso a los rechazos, las críticas y las agresiones.

  • De su habilidad para manejar las frustraciones a través de la objetividad y de medir sus fuerzas personales.

Si no tienes una gran preparación académica o si no fuiste un buen estudiante, no te preocupes, la mayoría de las personas exitosas no sobresalieron en sus estudios, porque los aspectos mencionados no los enseñan en las escuelas.

Muchas cosas han cambiando a través de los años, son diferentes o totalmente diferentes; otras más son totalmente nuevas, y esto es evidente para todos; entonces ¿por qué seguir pensando y haciendo las cosas igual que hace 20, 50 o 100 años?

¿Por qué no invertir, tiempo y materia gris, en mejorar nuestras formas de pensar para adaptarnos a las nuevas corrientes de pensamiento?

No se trata de cambiar tu esencia, sino sólo tu forma de ver la vida, porque si sigues siendo, pensando y haciendo las cosas como hasta ahora, seguirás consiguiendo lo mismo.

La forma de pensar nos convierte en cierto tipo de persona, que a su vez nos lleva a una forma de hacer las cosas, y como consecuencia nos produce ciertos resultados. Pensemos bien o mal, hagamos las cosas de una manera o de otra, de todos modos obtendremos resultados; entonces, nuevamente, ¿por qué no pensar de cierta forma que nos haga actuar más productivamente y nos proporcione satisfactores?

Ejemplos del nuevo pensamiento:

  • Ganar-ganar. Las riquezas se multiplican cuando las compartimos, cuando damos la oportunidad a otros de obtener lo que les corresponde.

  • La riqueza de un equipo de trabajo o de una familia está en las diferencias personales y en la aportación de cada uno de sus miembros.

  • Pensar primero en las consecuencias de nuestros actos y pensamientos. Cuidemos lo que sembramos porque eso cosecharemos multiplicado. Todo causa tiene su efecto, todo efecto tuvo su causa.

  • Todo está en nuestra mente, ahí se crea todo, de ahí parte todo; por lo tanto, debemos cuidar nuestros pensamientos.

  • Podemos ser exitosos uniendo nuestras habilidades con las necesidades de los demás.

  • Todo aquello que le haces a otras personas, te lo haces a ti mismo. La vida nos da multiplicado aquello que deseamos, damos y hacemos a los demás.

  • Todos necesitamos de todos. Todos somos complementarios de los demás. Todos los humanos somos un sólo equipo ante los ojos del creador.

  • Nadie tiene la verdad absoluta de nada. Cualquier comentario es sólo un punto de vista, sólo es una visión parcial del todo.

  • Distinguir entre opiniones y hechos y darles su valor.

  • El esfuerzo es mucho más efectivo cuando responde a una estrategia predeterminada.

  • Entre más presionas una situación menos probabilidades tienes de obtener lo que deseas.

Por: Revista El Comercio Tradicional al Detalle. En colaboración con Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXIV

Regresar a home-page