Ley de servicio profesional docente. Por Editorial de la revista Candelero. Septiembre 17, 2013.

Un paso histórico para bien de la Patria hicieron los Diputados al aprobar la Ley de Servicio Profesional Docente "para que los niños y jóvenes reciban una educación de mejor calidad que les permita contar con mejores oportunidades el día de mañana cuando inicien su vida laboral", como bien dijo el Presidente Peña Nieto al abordar el tema en su Primer Informe de Gobierno.

Debe quedar claro que lo que México necesita es elevar el nivel de aprendizaje escolar, pues de otra forma estamos quedándonos rezagados, casi como si nuestros estudiantes fuesen analfabetas y discapacitados en éste mundo tan competido y que registra vertiginoso desarrollo.

Aquí, quienes han convertido a la Ciudad de México en su rehén, inclusive bloqueando las Cámaras de Senadores y Diputados, el Aeropuerto y sitiando hasta la residencia presidencial de Los Pinos como si fuesen una horda de salvajes, son aquellos violentos pertenecientes a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que no quieren "perder su trabajo de maestros" -más bien prebendas- porque no son capaces de aprobar tres exámenes de evaluación -ordinario, extraordinario y a título de suficiencia, valga el comparativo- que se les harían para confirmarlos como mentores.

Tiene que aclararse que aún con su ignorancia comprobada, por el todavía existente "paternalismo de Estado", no serían despedidos, pues nada más se les cambiaría el salón de clases por una chamba administrativa donde no perjudiquen a los alumnos por no estar capacitados para educarlos.

Además como un plus, tendrán la posibilidad de recuperar su función de maestros si estudian y pasan las pruebas correspondientes. Pero aún hay más: en plan conciliador y convincente, el Presidente Peña Nieto sostiene que en el México de hoy la democracia respeta a las minorías, pero que en todo momento las minorías deben respetar la democracia, a sus instituciones y las libertades de todos, y justifica que los profesores opositores a la Reforma Educativa son en su mayoría de Estados donde la pobreza limita la vida de la gente y la calidad de la enseñanza, por lo que anunció que para atender eso, presentará a la Cámara de Diputados en el Presupuesto de Egresos del 2014 un programa de apoyo a la enseñanza en aquellos Estados con mayor atraso educativo.

Hay que comprender que con la Ley que regula la evaluación docente aprobada ya por los Diputados y que sin duda avalarán los Senadores, ganamos todos, empezando por los mismos maestros a quienes les dijo el Presidente Peña Nieto que con esa Ley ya no tendrán que aspirar a ser directores o supervisores de área para ganar más, sino simplemente convertirse en mejores maestros; los alumnos tendrán mejores profesores y el gobierno deberá garantizar una educación de calidad y su igualdad de acceso en todo el país y los padres de familia verán con satisfacción, orgullo y tranquilidad, que sus esfuerzos para sacar a sus hijos adelante dan resultado para que tengan un futuro promisorio para bien de ellos y de la Nación.

Algo debe ser tomado también muy en cuenta: al referirse a las llamadas "Autodefensas", el Presidente Peña Nieto dijo: "no permitiré que nadie pretenda hacer justicia por su propios medios" y enseguida advirtió: "respetaré los derechos de todos, pero estoy decidido a usar todos los instrumentos del Estado democrático para impulsar las transformaciones que reclaman la gran mayoría de los mexicanos" y terminó así su Primer Informe de Gobierno: "Tenemos 120 días para que 2013 sea recordado como un año de grandes transformaciones; un año en el que México se atrevió a despegar". Y así estamos: ¡Vamos pa'delante!

Por: Editorial revista "Candelero" en colaboración con Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXIII

Regresar a home-page