Llegamos a las elecciones este 1 de Julio. Por: Abraham Mohamed/Revista Candelero.- Junio 19, 2012.

Confiamos que ciertos personajes engolosinados con el poder que no quieren perder y otros que lo ambicionan, no vayan a incitar a sus más belicosos paniaguados para que conviertan este trascendental evento en la vida democrática de México, en un episodio de violenta confrontación de consecuencias inimaginables.

Los mexicanos queremos acudir a las urnas en paz y con la seguridad de que vamos a votar libremente, sin temor a ser víctimas de atentados en la casilla que nos corresponde, tranquilos porque la madurez ciudadana nos permite entender que la contienda política no tiene porque enfrentarnos a unos contra otros y que, civilizadamente, esto debe terminar en las urnas.

Para refrendar esto, esperamos que en estos días finales de las campañas que terminan el 27 de Junio, el Instituto Federal Electoral nos informe que los principales actores políticos firmaron un Pacto de Civilidad para no violentar el proceso electoral.

Eso generaría más confianza entre los ciudadanos para que voten y baje el abstencionismo que se calcula sería -sin dicho Pacto- aproximadamente de 33 millones 600 mil ciudadanos, o sea el 48% del Padrón Nominal que contiene casi 80 millones de mexicanos con derecho a elegir.

Está claro que por lo cerrado de la contienda, es conveniente para los "Presidenciables" y por supuesto para los otros candidatos a los demás cargos, que crezca el número de votantes para que en vez de los 46 millones 400 mil ciudadanos que se calculó acudirán a las casillas electorales, se sumen cuando menos entre dos o tres millones más.

Hasta el inicio de esta Segunda Quincena de Junio y promediando las últimas cifras dadas por las diversas encuestadoras sobre las preferencias de los electores, el priísta Enrique Peña Nieto seguía en primer lugar con una diferencia de 8 puntos sobre el izquierdista Andrés Manuel López Obrador (39-31) mientras que la panista Josefina Vázquez Mota tenía 26 puntos y el panalista Gabriel Quadri marcaba 4.

Es de entenderse que tales cifras pueden variar si el Pacto de Civilidad se acuerda, pues la cantidad de votantes se multiplicaría porque acudirían a las casillas confiados en que no habrá violencia y entonces la elección tendría dos resultados; Uno: quien gane será por amplia diferencia que no dará margen a impugnaciones o reclamaciones postelectorales, o Dos: el resultado de la votación puede ser tan cerrado que las elecciones pueden llegar a judicializarse a pesar de que de que los principales contendientes -Peña Nieto, López Obrador y Vázquez Mota- hayan dicho que respetarán el fallo que dé el IFE.

Para nosotros como ciudadanos responsables, lo que nos debe interesar en este tema tan trascendental para la Patria, es votar para ganar éste 1 de Julio.

La responsabilidad de que haya paz y seguridad es de los actores políticos y de las autoridades de todos los niveles.

No queremos violencia. Con una elección pacífica, respetando nuestro voto, ganamos todos.

Será Presidente el que queramos la mayoría de los mexicanos.

Esperamos que así sea.

Por: Abraham Mohamed / Revista Candelero. En colaboración con Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXII

Regresar a home-page