Los 10 mandamientos del dinero. Por: Act. Jorge Lorenzana/Periódico "Informativo del Abasto". Diciembre 11, 2012.

A los participantes en la Central de Abasto se nos presentan frecuentemente oportunidades de negocio que requieren de ese escaso bien que es el dinero. Dicha escasez se da en dos sentidos: cantidad y oportunidad.

Es por eso que acudimos a un especialista en la materia para escuchar sus recomendaciones en cuanto a como manejar inteligentemente el dinero. El Act. Jorge Lorenzana Mendoza, Director General de Provocar comparte con el Informativo del Abasto su punto de vista y experiencias en el manejo inteligente del dinero.

El Act. Lorenzana comenta: El manejo inteligente del dinero es una combinación de ciencia y arte; es ciencia porque requiere del uso de ciertas técnicas financieras básicas, y es arte porque demanda el uso del sentido común.

Esta combinación de ciencia y arte puede ser resumida en el siguiente decálogo:

1. Separar las necesidades del negocio y las individuales. Particularmente en la Central de Abasto, los participantes son individuos dedicados al comercio. En esa capacidad es muy importante separar las necesidades y requerimientos de la persona de los del negocios. El no hacerlo crea confusión al no poder medir cuales son las necesidades del negocio y cuales las del individuo.

Recomendamos llevar dos cuentas separadas de ingresos y egresos: una para el negocio y otra para el individuo y no mezclarlas de ninguna manera. Una de las cuentas de egresos del negocio será la de ingresos del individuo los cuales deben ser suficientes para cubrir sus necesidades.

2. Realizar un presupuesto. Aquí también hay que hacer un presupuesto del negocio el cual debe ser diferente al presupuesto individual. Para cubrir todos los ciclos del negocio, recomendamos que dicho presupuesto se realice por un año dividido en sus correspondientes meses y que conforme avance el año dividir cada mes en semanas.

Una buena práctica es que al comenzar un mes, se tenga el presupuesto de ese mes y del siguiente dividido en semanas (8 semanas hacia delante). Recomendamos que al terminar cada semana, se revise el resultado obtenido contra el presupuesto determinando las diferencias observadas y así "aprender" mas del negocio.

Recordemos que los negocios son dinámicos y lo que ahora funciona puede que ya no funcione en un futuro cercano.

3. Contar con un "guardadito". Con el conocimiento del negocio se pueden anticipar épocas altas y bajas del mismo (o "buenas y malas").

En las épocas buenas es conveniente separar una parte de los ingresos. Esos ingresos que separamos serán el "guardadito" que nos ayudará a hacer frente a las épocas malas.

4. Diversificar los ingresos. Muchos de los negocios en la Central de Abasto son cíclicos o incluso "de temporada". Es por eso que es recomendable contar con productos que se complementen en cuanto a sus ciclos.

Por ejemplo la época de la mandarina es de octubre a enero mientras que la de mango es de abril a julio. Si combinamos ambos productos podremos hacer frente a la época baja de la mandarina con la época alta del mango y viceversa.

Una advertencia: no hay que entrar en negocios que no conozcamos solo por complementar ciclos; si decidimos hacerlo deberá ser con la guía de personas expertas en ese nuevo negocio.

5. Usar el crédito inteligentemente. Como mencionamos anteriormente, el dinero es un recurso limitado y escaso. Sin embargo no hay dinero más caro que el que no se tiene.

Si se nos presenta una oportunidad y no contamos con el dinero para aprovecharla no, sólo la veremos pasar, sino que es muy probable que nuestra competencia si la aproveche y nos quite clientes. Podemos recurrir al crédito de manera inteligente, es decir, el costo de la deuda (incluyendo intereses y gastos) debe ser menor a la ganancia que nos dará la oportunidad que queremos aprovechar. Algunos comerciantes prefieren la política de "no endeudarse" sin entender que dicha política puede ser contraproducente.

6. Establecer líneas de crédito. Usar el dinero, y en particular el crédito, inteligentemente, consiste en anticipar las oportunidades. Como éstas surgen cuando menos lo esperamos, es recomendable establecer líneas de crédito con financieras serias que entiendan nuestras necesidades. Así podremos negociar las mejores condiciones y contar con un apoyo para aprovechar las oportunidades de negocia cuando estas surjan.

7. Cumplir con los compromisos de crédito. El crédito es como la confianza: se logra poco a poco y se pierde rápidamente. Una vez que establecidos nuestros compromisos de crédito debemos cumplir puntualmente con ellos no sólo para mantenerlos abiertos, sino para irlos incrementando gradualmente.

8. ¿Y si el la oportunidad no resulta? Sabemos que los negocios no siempre resultan como los planeamos. Si este es el caso y recurrimos al crédito para aprovechar lo que pensamos iba a ser un buen negocio, ahora tendremos un doble problema ya que tendremos problemas para cumplir con los compromisos de crédito.

Si se da este caso, recomendamos comunicarlo de inmediato a la financiera. Una financiera seria como la que represento, trabajara con sus clientes para buscar una solución y ayudarlo a salir del problema. Lo peor que se puede hacer es "esconderse" y no involucrar a su financiera en el proceso.

9. Avanzar en las etapas de la riqueza. Existen 3 etapas de la riqueza: 1.- Trabajar para otros; 2.- Trabajar para si mismo; y 3.- Que otros trabajen para nosotros.

La mayoría de los comerciantes de la CEDA se encuentran en la etapa 2 o la etapa 3 de la riqueza. Para lograr pasar de una etapa a la siguiente es necesario tener un crecimiento sostenido. Participamos en un mundo muy competitivo no sólo a nivel nacional sino también global, así que lo que ahora nos funciona puede no ser suficiente para mantenernos en el negocio en el futuro.


10. Reducir los costos fiscales. No cabe duda que el fisco participa de manera importante en las actividades que realizamos. Cada vez las autoridades fiscales nos acorralan con más y mayores impuestos: IVA, impuesto sobre la renta, impuesto al depósito de efectivo, etc.

Lo anterior reduce nuestra disponibilidad de dinero. Para no incurrir en riesgos innecesarios, podemos acudir con nuestros asesores financieros para que, dentro del marco de la ley, nos asesoren para optimizar nuestra situación fiscal y así contar con más recursos financieros.

Si seguimos los principios expresados en este decálogo, seguramente iremos en la dirección correcta.

Por: Act. Jorge Lorenzana / Periódico "Informativo del Abasto". En colaboración con Uneabasto.com Todos los derechos Reservados MMXII

Regresar a home-page