México necesita más recursos económicos para crecer. Por editorial de la revista Candelero. Julio 23, 2013.

México necesita más dinero para consolidar su plataforma de desarrollo que le permita satisfacer las necesidades de un mundo globalizado.

Para eso, independientemente de afianzar las garantías jurídicas, laborales y políticas a fin de generar más confianza que incremente tanto la participación externa como la nacional, que ya se hace, el Estado mismo tiene que allegarse más ingresos a través de las dos únicas fuentes seguras con que cuenta, y que son por la venta del petróleo y por la recaudación fiscal.

De ahí la trascendencia de sacar adelante las Reformas Constitucionales que se califican como estructurales -por lo que entrañan- y que son la Reforma Política, la Reforma Hacendaria, Fiscal o Financiera y la Reforma Energética.

De las adecuaciones que se les hagan para su aprobación, dependerá que el Pacto por México se fortalezca con lo cual, posteriormente, se agilizarán las propuestas que en su Mesa Rectora hagan al Ejecutivo las dirigencias partidistas que lo conforman para que luego las Leyes Secundarias se lleven al Pleno de las Cámaras de Senadores y Diputados.

Por lo pronto, ya el Presidente Peña Nieto dio a conocer el estimulante Programa de Inversiones en Infraestructura de Transporte y Comunicaciones para todo el sexenio 2013-2018 por 4 billones de pesos de participación mixta -gobierno e iniciativa privada- con rectoría del Estado, con lo que se incrementará el ritmo en el crecimiento de la infraestructura.

Esta participación no cubrirá todo lo que el país requiere para proyectar un desarrollo más productivo y dinámico, para lo cual se necesita, como dijimos, más dinero y para eso se tienen que aprobar dichas Reformas por el Congreso.

Los 4 billones de pesos, servirán de mucho para empezar a fincar con solidez la infraestructura moderna que el país requiere en atención a las exigentes circunstancias que rigen en este competidísimo mundo globalizado. Francamente no podemos quedarnos rezagados porque en muy pocos años caeríamos en una real desgracia económica.


Esperamos que estos $4 billones sean los primeros de otros más para ser invertidos en lo mismo y en otros sectores, como el campo, la industria, ciencia, tecnología, educación y salud.

Por lo pronto, 386 mil millones se aplicarán en 34 autopistas y 49 carreteras que cubrirán 5 mil 410 kilómetros. Para transporte masivo, incluidos los trenes de pasajeros que cubrirán las rutas del DF a Toluca y a Querétaro se destinarán $98 mil 98 millones. $62 mil millones serán destinados a modernizar 16 puertos y a construir 3 más.

Están asignados además $35 mil 36 millones para aeropuertos en el país, sin especificarse si se construirá otro en la Ciudad de México que alivie la saturación del que está en operación. En lo referente a telecomunicaciones, está definida la partida por $700 mil millones para subir al espacio dos satélites más; mejorar el servicio de banda ancha; para que se realice el cambio de la TV análoga a digital y además a licitar dos nuevas cadenas de televisión privada nacionales y una más de carácter social.

De que en éste sexenio nos va a ir bien en transportación y comunicaciones, ni duda cabe, pero que todavía podemos mejorar en otros sectores, también es cierto, solo que para eso necesitamos más dinero que se puede obtener con las Reformas que se irán "planchando" en éstos próximos meses de Agosto y Septiembre para aprobarse antes del 15 de Noviembre. Las Reformas Política, Energética -sin privatizar Pemex- y la Fiscal, tienen que aprobarse por el bien de México.

Por: Editorial Revista Candelero, en colaboración con Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXIII

Regresar a home-page