Escuchar música mejora nuestra calidad de vida. Por: Dra. María del Carmen Domínguez / Revista Candelero. Diciembre 16, 2014.

Todos y cada uno hemos experimentado en nuestra vida la música como parte de nuestro entorno. Desde recién nacidos fuimos arrullados con las canciones de cuna por nuestras madres.

Posteriormente, en la infancia escuchamos una serie de melodías las cuáles nos gustaban mucho y ya de adultos el interés por diversos géneros musicales ha sido selectivo de acuerdo a nuestro interés.

En este artículo vamos a comentar los efectos maravillosos que produce la música y sobretodo la música clásica como Beethoven, Chopin, Mozart, etc., así como también la música de la naturaleza la cual nos permite tener internamente un remanso de paz, tranquilidad y relajación.

La música es un elemento que alimenta nuestro cerebro y nuestro espíritu, que nos permite recrear internamente momentos que hemos vivido o también nos sirve como conductor del desarrollo de la creatividad del ser humano. Como lo mencionamos al principio todos los seres hemos escuchado música. La música muy estridente, nos provoca euforia a la inversa de la música que hemos comentado anteriormente.

Existen tratamientos para la ansiedad en relación a la musicoterapia y esto le permite a la persona relajarse y bajar su ansiedad. Para los estudiantes existen también técnicas musicales ya que a través del tratamiento con música les favorece en su desarrollo académico. Por lo tanto, yo los invito para que en su vida diaria escuchen música y de esta manera puedan tener espacios de relajación, de introspección, de creatividad y de toma de decisiones.

Nuestra capacidad para retener datos mejora mientras escuchamos ciertos tipos de composiciones, lo que es importante es que escuchemos la misma música mientras aprendemos y también mientras recordemos la información. El doctor Parson observó que el ritmo y la melodía estimulan varias partes del cerebro.

Afirma que la causa de los efectos benéficos reside en el ritmo. La música es la consecuencia del ritmo interno del ser humano, desde el latido del corazón, pasando por la respiración hasta los distintos ritmos de la actividad cerebral. El ritmo influye desde el exterior en nuestro organismo.

En algunos pacientes que presentan trastornos del lenguaje se emplea la terapia melódica entonacional, la cual basándose en ritmos enseña a los pacientes a hablar cantando. Una de las capacidades básicas del oído es la percepción de los ritmos, esta habilidad se manifiesta antes del nacimiento debido a los latidos del corazón de la madre.

Los estudios confirman que escuchar un ritmo marcado con un metrónomo puede ayudar a pacientes con enfermedad de Parkinson o con embolias. El cerebro de éstos se acopla al ritmo que escuchan y lo transforma en movimiento. La música también representa un medio potencialmente poderoso para evocar memorias incluso en pacientes con fallas graves, como aquellos que padecen la enfermedad de Alzheimer.

Muchos de éstos cuando escuchan una melodía de su juventud recuperan de golpe los recuerdos relacionados con ésta. Cuando escuchamos música que nos agrada, nuestro organismo secreta sustancias endócrinas conocidas como opiáceos naturales (endorfinas). Esto implica que la música puede activar el sistema del placer del cerebro.

Cierto tipo de música logra modificar nuestra actitud sentimental. Algunos estudios confirman que la música puede tener efectos en la frecuencia cardiaca, las ondas cerebrales, la presión arterial y los niveles de hormonas asociadas con el estrés. Desde los 6 años de edad los niños son capaces de decidir cuál de las variaciones Goldeberg de Bach es triste, alegre o inquieta.

Es conocido desde tiempos de la antigua Roma que las marchas militares estimulan moral de los soldados. Adrián North encontró que la música de ritmo rápido inducen a los clientes a caminar de prisa, mientras que las piezas lentas incitan al consumidor a caminar más despacio y en consecuencia esto les permite tener más tiempo para ver las mercancías.

Todos tenemos una música favorita los efectos son variables, por ejemplo, el jazz muy movido puede activarnos, acelerar el pulso y activar nuestra producción de adrenalina, pero el jazz tranquilo puede alterar un poco la presión arterial y poner al cerebro con efectos tranquilizantes. Los cantos gregorianos utilizan el ritmo de la respiración natural humana para crear un sentido de relajación de realidad en el espacio.

Son excelentes para el estudio tranquilo y la meditación e incluso pueden reducir el estrés crónico. La música barroca lenta, como Bach, Vivaldi y Händel imparte una sensación de estabilidad, orden, seguridad y crean un ambiente estimulante para el estudio. La música clásica como la de Haydn y Mozart tiene claridad, elegancia y transparencia. Es útil para mejorar la percepción de espacio de quién la escucha. La música romántica de Chopin, Shubert, Tchaikovski y Liszt enfatizan la expresión y el sentimiento y se utiliza para invocar temas de individualismo y misticismo.

La música impresionista de Debussy, Faure y Raven se basa en formas musicales de flujo continuo y evoca imágenes parecidas a los sueños. Los ritmos de origen africano nos animan e inspiran alegría y tristeza. La música latinoamericana como salsa y rumba tiene un ritmo muy vivo y un paso que puede acelerar el corazón y poner todo el cuerpo en movimiento.

La samba tiene la rara habilidad de estimularnos y tranquilizarnos. Todos hemos vivido la tendencia a movernos rítmicamente cuando escuchamos la música y quizá sea éste el origen del baile.

La música no sólo puede elevar nuestro espíritu sino reconectar nuestro cerebro. Te invitamos a que inicies tu semana escuchando la música que te sea placentera como una terapia saludable para bajar el estrés, ser creativo y disfrutar de tu vida.

Te invitamos cordialmente para Febrero del 2015 a que asistas al taller de Autoestima y Proyecto de Vida, comunícate con nosotros al correo ideatalento@yahoo.com. Ofrecemos 5 becas y 50% de beca a las demás personas interesadas.

Por: Dra. María del Carmen Domínguez /Revista "Candelero", en colaboración con Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXIV

Regresar a home-page