Los negocios y los deportes. Mayor preparación, mayores oportunidades. Por: Pepe Couch / El Comercio Tradicional al Detalle. Junio 23, 2015.

Las similitudes de los deportes con los negocios no se limitan a las reglas, sino también a la disciplina, la persistencia, el respeto por los contrincantes, el manejo de las frustraciones, etc., además de las estrategias que se llevan a la práctica.

El éxito podemos disfrutarlo no sólo cuando ganamos el encuentro, sino durante los éxitos parciales que logramos durante el proceso. El éxito final es la suma de los éxitos parciales.

El trabajo de equipo es otro ejemplo que nos da este y todos los deportes. Los éxitos, y los triunfos nunca se consiguen en forma individual, siempre es la cooperación y la suma de las habilidades y disposición de otros.

Otro gran ejemplo son las adversidades a las que hay que enfrentarse. En el americano uno de ellos es el clima; no importa si estamos a 40 grados o está cayendo nieve; entornos adversos que nos fortalecen sacando lo mejor de nosotros.

Además, los contrincantes también se entrenan y son cada vez más competitivos.

El ejemplo de los intentos es muy importante; muchas veces nos rendimos al primer esfuerzo, sin darnos cuenta que para lograr un éxito muchas veces necesitamos de varios fracasos, así es la vida. Así es el mundo de los negocios, quienes estemos mejor preparados que los contrincantes tendremos más oportunidades de éxitos; quienes no se estén quejando de las adversidades tendrán más energía para perseverar; y aunque no logren el éxito en forma inmediata siempre verán más oportunidades.

Aquí se aprende de la perseverancia y la constancia, de la disciplina que hay que llevar; de los esfuerzos y sacrificios para lograr los éxitos que conducirán al "campeonato".

El triunfo en un encuentro es muy satisfactorio, y es equivalente al término de un ciclo económico en los negocios, el cierre de un mes o un año, por ejemplo; pero habrá otros encuentros en los que podemos ganar o perder, dependiendo de nuestro entrenamiento, nuestro esfuerzo, nuestra preparación.

Y si perdemos el campeonato, o no llegamos al "Súper Tazón", no se acaba el mundo; la vida continuará con nosotros o sin nosotros, y siempre habrá más oportunidades.

La vida de los negocios también es un juego, en el que hay reglas, sólo que hay que identificarlas, aceptarlas y acatarse a ellas para llegar a la meta.

Por: Editorial revista "El Comercio Tradicional al Detalle", en colaboración con Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXV

Regresar a home-page