Genocidio en Irlanda. Por: Giovanni Sanchez/El Comercio Tradicional al Detalle". Junio 24, 2019. Uneabasto.com

Siempre creí que los que podrían morir de hambre eran personas de color o indigentes; nunca imaginé que a gente “güera”, descendientes de celtas, vikingos daneses, noruegos y españoles, les pudiera suceder.

La papa, esa humilde y nutritiva verdura que ha sacado del hambre a mucha gente pobre de muchas partes del mundo, gracias a su facilidad para cosecharla y su bajo costo, provocó la muerte de muchas personas en Irlanda y creó una crisis social, económica y de salud.

Sucedió en un periodo de cinco años (1846 a 1850), durante el reinado de la poderosa Reina Victoria.

Fue una hambruna que cobró más de un millón de vidas, “transformando profundamente la estructura social y cultural de Irlanda, Gran Bretaña y los Estados Unidos”, ya que además de las muertes que ocasionó, provocó también una oleada grande de emigrantes a Norteamérica.

La mayoría de los irlandeses eran muy pobres, y para ellos, la papa era su principal y único alimento.

La conocida también como patata, esa que se puede comer al horno, como puré o como las famosas papas fritas que acompañan a las hamburguesas, entre otras formas, se dijo que fue la causante de todo.

Esta fue una de las varias hambrunas que Irlanda sufrió en el siglo XIX, pero por el alcance del desastre que provocó, fue la mayor.

Todo empezó en 1845 cuando la cosecha de ese año se vio afectada por un virus, y aunque muchos la comieron y luego enfermaron, la mayor parte de ésta se tuvo que destruir.

Para acabarla de amolar, el atípico y despiadado invierno del siguiente año de 1846, cuyas nevadas se adelantaron dos meses, impidió las cosechas de ese año.

El largo período de falta de comida, hizo que miles de campesinos emigraran a las ciudades, sumándose a las epidemias de cólera, disentería y fiebre tifoidea, que ya había en éstas.

Las anteriores enfermedades ocasionaron más fallecimientos que la misma hambruna; esto “fue como un genocidio”. Muchos más se vieron forzados a abandonar el país buscando la supervivencia.

La crisis fuerte continuó hasta 1849, pero sus efectos se siguieron sintiendo mucho tiempo después.

Según las estadísticas oficiales, “entre muertos y desplazados, este territorio perdió más de un cuarto de su población”.¿Por qué tantas muertes? Como en cualquier suceso, tuvieron que juntarse diversas cuestiones para que esto se diera:

1.- La dependencia de un solo producto para la alimentación provoca desnutrición y se está en riesgo de perderlo por cuestiones naturales, problemas de comercialización o distribución, etc.

2.- Los métodos de cultivo de los Irlandeses eran muy primitivos; no había rotación por lo que las tierras estaban muy desgastadas y daban productos débiles.

3.- La desgracia de haberse juntado dos situaciones naturales fuertes, el virus que atacó las papas y el cruel invierno, contingencia de gran tamaño para la que nadie estaba preparado, además de las epidemias.

4.- En esa época, Irlanda era una colonia de Inglaterra, y se sabe que en varias ocasiones trató de aplacar militarmente la sublevación del pueblo irlandés por causa de la hambruna, en vez de llevarles comida.

A manera de conclusión, nos damos cuenta de que no fue la papa la que ocasionó tantas muertes y desplazamientos sino, la ignorancia de muchos, lo agresivo que fue la naturaleza en ese lugar y el dominio de unos cuantos.

Por: George Mendez/ Revista "El Comercio Tradicional al Detalle", en colaboración con Uneabasto.com. Todos los Derechos Reservados MMXIX

Regresar a home-page