Somos lo que pensamos y pensamos como sentimos. Editorial: Revista "El Comercio Tradicional al Detalle". Septiembre 1, 2015.

Para que te sientas bien siempre debes modificar tus pensamientos, debes poner atención en lo que piensas, porque la entrada es el pensamiento.

¿Cómo estás acostumbrado a pensar?

¿Cómo te has sentido hasta ahora por la forma en que ves las cosas?

Entre más pienses, menos sentirás, o, entre mejor pienses mejor te sentirás.

Tampoco te crees una tormenta de pensamientos que en un momento dado puedan ser "encontrados", contradictorios, ilógicos, fantasiosos, etc.; se trata de que tengas un esquema de pensamientos donde todas tus experiencias puedan caber de una manera ordenada, congruente justificada, y hasta cierto punto lógica para ti.

Todos los esquemas mentales están formado por creencias, valores, intereses, metas, conocimientos, etc., y llegan a formar lo que muchos llaman "paradigma", que en este caso es el "patrón o modelo" de ideas preconcebidas que dan salida a cierto tipo de pensamientos, a una forma de interpretar la realidad. Es también un modelo, patrón o arquetipo.

Este esquema mental, sistema de pensamiento o paradigma recibe y filtra toda la información que le llega a través de nuestros sentidos físicos; hasta cierto punto vuelve predecibles las actitudes, las opiniones, los sentimientos y pensamientos de una persona.

Un esquema o paradigma bien estructurado es bueno porque simplifica lo que pensamos y lo que sentimos.

Ejemplo de ello podría ser este: cuando alguien nos ofende verbalmente podemos pensar que es una gente que seguramente se encuentra en una situación difícil, esta situación puede ser falta de realización, pobre de caricias físicas y emotivas, sin realización personal o profesional, frustrado, amargado, decepcionado, pobre económicamente; que se encuentra en un momento muy sensible o lleno de resentimientos que le impiden o no saben controlar sus emociones y a la menor aparente falta de los demás explota contra ellos.

O quizás seas tú quien se encuentra en alguna o varias de las situaciones mencionadas y tengas que buscar la mejor manera de verlas o enfocarlas para no sentirte mal o para no sentirte tan mal.

Por: Editorial revista "El Comercio Tradicional al Detalle", en colaboración con Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXV

Regresar a home-page