Guía de mercadotecnia. Parte 2: Premisas mercantiles básicas. Por revista "El Comercio Tradicional al Detalle". Julio 1, 2014.

Para emprender y posicionar un negocio de manera exitosa en un mercado, es necesario cumplir con un sinnúmero de premisas mercantiles básicas, las cuales pueden enunciarse de la siguiente manera:

Se debe tener un producto que se pueda ofertar a un precio conveniente que haga posible su adquisición en una plaza o mercado donde se va a comercializar en base a una técnica de promoción adecuada para su posicionamiento.

Para ello, es fundamental tener el conocimiento suficiente sobre las características y propiedades del producto que se oferta, así como de las necesidades o deseos que se resuelven con él; la capacidad necesaria para producir y comercializar dicho producto de manera competitiva; la creatividad permanente para crear e innovar nuevos productos o mejorar los existentes; el carisma para atender y atraer a la clientela y un capital base para invertir, todo ello plasmado racionalmente en el tiempo y el espacio a través de una estrategia lógica y realista de producción y comercialización, que tome en cuenta todos los factores que influyen e inciden en el accionar del mercadeo en un momento determinado.

Esta mezcla o mixtura de mercadeo se puede representar por la siguiente ecuación: Negocio Exitoso = 4p's + 5c's + e

En esta fórmula las 4p's son:

  • Producto
  • Precio
  • Plaza, y
  • Promoción

Las 5c's de la ecuación se definen así:

  • Conocimiento, información que permite entender y percibir la naturaleza, cualidades y relaciones propias de los productos o servicios.
  • Capacidad, aptitud para desarrollar un producto o servicio al menor costo posible y con la calidad deseable para su comercialización.
  • Creatividad, posesión o desarrollo de la facultad de crear, inventar, innovar o mejorar un producto o servicio.
  • Carisma, capacidad de atraer o persuadir a las personas hacia un propósito predeterminado, que en este caso es el de la venta.
  • Capital, cantidad de dinero de que se dispone en un momento dado.

Y, finalmente, "e" de estrategia, o mejor dicho, un plan estratégico de mercadeo, el cual debe concebirse a partir de un proceso de planificación participativo y regulable, que asegure que las decisiones sean óptimas en la ejecución de las actividades del negocio.

Por: revista "El Comercio Tradicional al Detalle". En colaboración con Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXIV

Regresar a home-page