Primero Tú. Indispensable que estés bien. Editorial/revista: "El Comercio Tradicional al Detalle". Junio 9, 2015.

Amigo detallista, quizá te parezca muy egoísta el pensar y actuar, primeramente, a favor de ti mismo; sin embargo, para poder funcionar óptimamente en tu negocio y poder ayudar a los demás, principalmente a tu familia, es indispensable que te encuentres en las mejores condiciones, físicas, mentales y emocionales.

Hay muchos ejemplos reales y prácticos en los que se presenta la necesidad de ser uno el que primero se atienda, o en el que determinada persona sea atendida con preferencia y prioridad, ya sea por conveniencia o la misma necesidad del momento.

Un ejemplo muy ilustrativo es lo que tenemos que hacer en caso de una despresurización en un vuelo de avión. Previo al despegue nos piden que, antes de tratar de auxiliar a otra persona, seamos los primeros en alimentarnos del oxigeno de las mascarillas que se desprenden del techo, de esta manera podremos respirar bien, y sólo después estaremos en condiciones de ayudar a otros a que también lo hagan.

En Inglaterra, durante la 2ª guerra mundial, al igual que en todos los países participantes en ella, había escasez de alimentos; se dice que al primer ministro lo procuraban con lo mejor que tenían de carne y verduras, porque se requería que él estuviera bien alimentado y en las mejores condiciones de salud para dirigir la guerra y llevarla al éxito.

En muchas familias tradicionales mexicanas se acostumbra todavía que si sólo hay carne para una persona en el hogar, ésta debe ser para el jefe de la familia, pues se considera que es él quien aporta el dinero y debe estar bien alimentado para tener la suficiente energía para continuar trabajando.

Lo mismo sucede a nivel personal y en nuestro negocio, si tú como empresario no logras estar en las condiciones óptimas necesarias para manejarlo, no podrás hacerlo rentable y hacerlo crecer.

Si padecieras alguna enfermedad, no podrías ser el mejor esposo, el mejor padre o un buen empresario. En general, si tú no estás bien no podrás ayudar a otros a que también lo estén; si tú no te amas a si mismo, no podrás amar a otros.

Sólo los que están bien, los que tienen recursos suficientes tienen la posibilidad de ayudar a otros. Por todo lo anterior debes procurarte primero a ti mismo. ¡Piénsalo!

Por: Editorial revista "El Comercio Tradicional al Detalle", en colaboración con Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXV

Regresar a home-page