Los derechos del contribuyente. Editorial Uneabasto.com. Noviembre 3, 2015.

Estimado detallista, seguramente ya conocías la existencia de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente, Prodecon; ahora, para conocer un poco sus funciones y principalmente lo que nosotros como contribuyentes debemos conocer de ella y estar al tanto de nuestros derechos y obligaciones, resumimos lo que este organismo establece a nuestro favor.

"Prodecon es un organismo público descentralizado, no sectorizado, con autonomía técnica funcional y de gestión, especializado en materia tributaria, que proporciona de forma gratuita, ágil y sencilla servicios de asesoría y consulta, defensoría y representación así como dar seguimiento a los procedimientos de queja o reclamación contra actos de las autoridades fiscales federales que vulneren los derechos de los contribuyentes"

Sus funciones están establecidas dentro de un marco global que ayudan a hacer efectivos los derechos de proporcionalidad, equidad, legalidad y destino al gasto público sancionados por la Constitución.

1. Derecho a ser informado y asistido.

El contribuyente tiene derecho a ser informado y asistido por la autoridad tributaria en el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de sus obligaciones, proporcionándole la información suficiente respecto de su situación fiscal.

2. Derecho a ser escuchado.

El contribuyente tiene derecho a formular alegatos, presentar y ofrecer pruebas, y que se tomen en cuenta por la autoridad competente, administrativa o jurisdiccional, antes de emitir su resolución.

3. Derecho de petición.

El contribuyente tiene derecho, por una parte, a obtener certificación y copia de sus declaraciones fiscales, previo pago de los derechos respectivos; y por otra, a formular consultas a la autoridad tributaria.

4. Derecho a la confidencialidad y protección de datos.

La Administración Tributaria, en términos de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, tiene la obligación de garantizar la protección de los datos personales que estén en su poder, así como de permitir el acceso a los mismos, e incluso a su rectificación, corrección u oponerse a su difusión o a cierto tratamiento,

5. Derecho a la autocorrección fiscal.

Significa que el contribuyente tiene derecho a corregir su situación fiscal con motivo del ejercicio de las facultades de comprobación que lleve a cabo la autoridad tributaria. Es decir, puede autocorregirse en las distintas contribuciones que sean objeto de revisión con la presentación de la declaración normal o complementaria que corresponda. Este derecho también permite realizar el pago de las contribuciones omitidas en parcialidades, siempre que se garantice el interés fiscal.

6. Derecho a no pagar más contribuciones de lo debido.

El contribuyente tiene derecho a pagar únicamente la cantidad correcta de contribuciones, no más, no menos. Por lo que, en caso de pagar en exceso, tiene derecho a recibir la devolución de las cantidades pagadas indebidamente que procedan en términos de las leyes fiscales.

7. Derecho de acceso a la justicia fiscal.

El contribuyente tiene derecho al ejercicio y defensa de sus derechos y obligaciones tributarias, a través de los medios proporcionados por el Estado, quien tiene la obligación de garantizar la existencia de un sistema de justicia en donde el contribuyente pueda acudir para exigir la reparación de sus derechos vulnerados.

8. Derecho a la presunción de buena fe.

El contribuyente tiene derecho a que todas las actuaciones que realice se presuman de buena fe; por tanto, corresponde a la autoridad tributaria acreditar la existencia de cualquier circunstancia agravante en la comisión de infracciones fiscales.

9. Derecho a una administración ágil y eficiente.

La actuación de la Administración Tributaria deberá ser ágil, transparente, ágil y lo menos gravosa; orientada a la calidad y mayor simplicidad posible.

10. Derecho a un trato respetuoso.

El contribuyente tiene derecho a ser tratado con el debido respeto y consideración por los servidores públicos de la Administración Tributaria. El derecho a un trato respetuoso implica que en toda interacción los servidores públicos deben dirigirse a la persona con cortesía y educación, escuchándolo atentamente en su calidad de contribuyente, sin ofenderlo con su trato, ni abusar de su posición de autoridad.

Para estar bien y completamente informado te recomendamos leer el documento completo que puedes encontrar fácilmente en www.prodecon.gob.mx

Por: Editorial Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXV

Regresar a home-page