Que no te intimiden los grandes, Enero 19, 2011.

 

Que no te intimiden los grandes; hay muchas maneras de competir con ellos, pero tienes que hacerlo con estrategia, usando tus propios recursos y las herramientas que estén a tu alcance. Se trata de explotar tus fortalezas y aprovechar las debilidades de aquéllos.

Podemos observar por lo menos tres debilidades en las grandes tiendas de autoservicio y tiendas de conveniencia: en la mayoría de ellas su tamaño y extensión les dificulta hacer llegar oportunamente sus decisiones, políticas, cambios y movimientos hasta los niveles más bajos de su personal; su servicio está demasiado estandarizado y sistematizado que lo despersonaliza; venden los productos más comerciales, ellos no crean productos nuevos, sólo los llegan a empacar con su marca propia.

Las necesidades en la gente son muchas y diversas, hay mercados más pequeños, más específicos; las grandes tiendas de autoservicio no satisfacen todas las necesidades de sus clientes, al final no dejan de ser una bodegota y están tan llenas de gente que denota apatía y desinterés en su servicio. Los encargados de las tiendas de cadena no dejan de ser empleados con sueldos bajos y alta rotación en su personal.

Si bien tienes que emular algunas de sus cualidades, como es el caso del acomodo de sus productos, sus sistemas y programas de computación que les permiten llevar un buen control de inventarios, ventas, ingresos, etc., tienes que diferenciarte de ellos, tienes que proporcionar satisfactores adicionales que ellos no dan a los productos.

Hacer crecer un negocio lleva tiempo, y requiere de visión, planes, paciencia y hasta sacrificios, pero las oportunidades existen, y las de tu negocio están en la atención, en la familiarización, en la presentación de tu tienda y en los productos nuevos, entre otros.

Los tiempos cambian; las necesidades y gustos de los consumidores cambian también, sólo hay que tener paciencia y observar las tendencias sociales, culturales, de salud, etc., para unirse a ellas y actuar proactivamente para aprovecharlas y buscar satisfactores nuevos. Por qué no vender tiempo aire, zapatos por catálogo, productos de algún sistema de multinivel, etc.; ¿te faltan recursos para invertir? ya hay instituciones que apoyan a tiendas establecidas; en otras ediciones te daremos información al respecto.

Tú podrías poner tu propia marca a tu negocio, tu propia diferencia, tu propio sello; finalmente tus oportunidades en ese sentido están en tus propias diferencias personales.

Busca en tu entorno, segmenta tu mercado analizando los niveles de edad de la gente de tu colonia, sus niveles socioeconómicos, académicos, culturales, etc.