Seguridad, es un tema muy sensible entre los mexicanos. Por Editorial Revista Candelero. Agosto 27, 2013.

Seguridad, es tema muy sensible entre los mexicanos. Hasta ahora, aunque los reportes oficiales informan que los delitos van a la baja, la vox populi comenta lo contrario. Y al pueblo hay que creerle más que las autoridades, porque la voz del pueblo es la voz de Dios.

Tiene que actuarse más rápido y con mayor eficacia en el combate contra el crimen organizado. Se entiende que la maraña del hampa está muy fuerte y que para romperla se requiere principalmente, de la lealtad de quienes conforman las corporaciones policíacas, de los Agentes del Ministerio Público que integran las Averiguaciones Previas, de los Procuradores y de los Jueces, tanto del Fuero Común como del Federal.

Y francamente, por lo que se observa, los grandes esfuerzos que se hacen en la cúpula del gobierno peñista para coordinar el combate a los mafiosos no tiene los resultados que esperan, porque esa lealtad que se requiere está muy débil o de plano no existe en ciertas regiones del país. Hay que hacer una "purga" fondo.

Precisamente por la colusión de las autoridades con los delincuentes siguen brotando los Grupos de Autodefensa Ciudadana por todos lados. Lo grave del caso es que muchos de quienes se integran a tales grupos comunitarios son infiltrados por las bandas criminales que los proveen de armas de alto poder, de dinero y drogas "pa'l valor" y los utilizan para combatir a los rivales y adueñarse de territorios donde hacen y deshacen, pues "son la Ley".

Esos grupos se multiplican y lo acontecido en Guerrero donde se atrevieron a retener a más de 30 soldados con su Capitán al mando, "pues se enojaron mucho" porque los militares les decomisaron las armas que portaban porque están legalmente prohibidas ya que son de uso exclusivo del Ejército, revela que pueden ser capaces de todo.

Es más, para justificar su osadía, acusaron al Capitán de estar al servicio de los narcos y que por eso había ordenado su desarme (¿). Hay que reconocer la entereza de los militares para soportar semejante humillación sin acabar con los envalentonados "comunitarios", pero lo peor es que no se haya procedido penalmente contra ellos que siguen tan campantes, carcajeándose y presumiendo que hasta "a los guachos" detienen. Y eso, pues debilita más la imagen de las autoridades.

El encargado del gabinete de seguridad, que es el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, debiera girar instrucciones para que se proceda contra aquellos que agraviaron al Ejército y dictar precisas órdenes para que se identifique plenamente a quienes pertenezcan a cualquier grupo "de autodefensa ciudadana" que haya sido autorizado por las autoridades locales como auxiliar policíaco, con el correspondiente registro de armas permitidas por la Ley.
De no ser así, la situación de inseguridad en vez de disminuir, va a seguir aumentando. Como prueba de ello, aquí en ésta misma contribución de Candelero a Uneabasto, se informa sobre la organización de otro poderoso grupo armado -son más de 150- que ya opera en los alrededores del Volcán Popocatépetl en territorio de Puebla y Morelos.

Y mientras el gobierno se organiza bien a bien para saber qué hacer para combatir a los delincuentes, la violencia, inseguridad, asesinatos, secuestros, cobros de piso, etc. van en aumento tanto en zonas rurales como en las grandes ciudades, como en el Distrito Federal, aunque lo niegue el Jefe de Gobierno. Hasta ahora, la situación sigue mal en seguridad.

Por: Editorial Revista Candelero. En colaboración con Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXIII

Regresar a home-page