Negociación, no confrontación con Trump. Cuidado: eso de “Estados Unidos Primero” de Trump, equivale a “América para los Americanos” de Monroe. Por: Abraham Mohamed/Revista "Candelero". Enero 24, 2017. Uneabasto.com

De Donald Trump no se podía esperar otra cosa. Megalómano, autoritario, populista, fascista, racista, simplista e impredecible como es, lo primero que hizo como primer acto de gobierno tras asumir el pasado 20 de Enero la Presidencia de Estados Unidos, fue firmar para que se cumplan de inmediato, las siguientes “Ordenes Ejecutivas”:

1.- La construcción del muro en la frontera con México porque según él, así se frenará el paso de delincuentes, de drogas e ilegales. Además mantiene su exigencia de que nosotros tenemos que pagar la ofensiva obra, pues de negarnos, se fijará un impuesto a las remesas de dólares que envían los mexicanos que legalmente se encuentran viviendo y trabajando en EU.

2.- La abrogación de la política migratoria que se desarrolló en el gobierno de Barak Obama y que protegía a los llamados “dreamers” que son los hijos de ilegales que crecieron y estudian en Estados Unidos sobre quienes existe la decisión de que pueden ser deportados y

3.- La revisión del TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte suscrito por EU, Canadá y México) pero con la advertencia de que Estados Unidos se saldría si alguna las otras partes se negara a revisarlo, lo cual no creo que ocurra.

Ante tanta hostilidad de Trump contra México, el Presidente Peña Nieto debe fortalecer más su relación con Canadá para aliarse y renegociar el TLCAN, pero al mismo tiempo enfrentar con inteligencia, firmeza, sensatez y dignidad la agresividad del nuevo presidente de EU.

El sentido común indica que el gobierno mexicano se fortalecería si redujera su dependencia comercial de Estados Unidos y que esto se lograría con nuevos mercados tanto en Europa como en Asia, principalmente con China, y con nuestros países hermanos del continente.

Para el interior del país, el Presidente Peña Nieto ya dictó medidas que son rebajar 65% los impuestos a capitales que se repatrien para invertir aquí y generar empleos, y exentar de gravámenes a las PYMES durante todo este año y para que en el 2018 solo paguen 65% del ISR al SAT.

Pero creo que eso no basta para lograr que se repatrien capitales de mexicanos y se inviertan aquí para impulsar la economía y resistir las perjudiciales intenciones de Trump, porque simple y sencillamente hay enorme desconfianza en el gobierno actual.

El Presidente Peña Nieto primero tiene que recuperar la credibilidad y confianza que desafortunadamente perdió por el incumplimiento de muchas de las promesas que hizo para mejor la calidad de vida y también tiene que demostrar empeño para recuperar la seguridad tanto jurídica como pública que se perdió por la corrupción e impunidad que nos ahoga, sin que se note que haya voluntad para combatirla.

Y eso lo gritan los mexicanos porque todavía andan libres los mega rateros ex gobernadores Javier Duarte de Veracruz, Roberto Borge de Quintana Roo, Rodrigo Medina de Nuevo León, los hermanos Moreira, Humberto y Rubén, ex y actual de Coahuila, Egidio Torre Cantú de Tamaulipas, César Duarte de Chihuahua, Fausto Vallejo de Michoacán, Jorge Herrera de Durango, Angel Aguirre de Guerrero y Miguel Alonso Reyes de Zacatecas entre muchos bandidos más que han sido funcionarios de todos los niveles.

Sin embargo, hay que decirlo también, si el Presidente Peña Nieto combatiera en serio la corrupción y la impunidad, podría salir airoso de los enormes problemas causados por las crisis que nos afectan y que se agravarán si Trump cumple sus amenazas contra México.

Todos estamos dispuestos a la unidad nacional, pero para eso debemos tener un líder que hasta ahora, desgraciadamente, no tenemos.

Y aunque suene locuaz, pienso que Peña Nieto aún tiene algo de tiempo para ser ese líder que a la Patria le urge, siempre y cuando sepa negociar y no confrontarse con Trump como muchos equivocados quisieran.

Y en esto ya tiene importante participación su Canciller y amigo Luis Videgaray porque afortunadamente tiene amistad con Jared Kushner quien por ser asesor principal y yerno de Trump, es valioso apoyo en las gestiones que hace y hará.

Por cierto, le confirmo que Videgaray ya tiene agendada una reunión en Washington para la próxima semana, con Wilbur Ross quien es el Secretario de Comercio en el nuevo gobierno de EU, reunión a la que también acudirá el Secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo y en la que se harán los primeros escarceos sobre la revisión del TLCAN, lo cual servirá para “planchar” la que sostendrán los Presidentes Peña y Trump en la Casa Blanca, allá en Washington el día 31 de éste mes de Enero.

Es que en política lo sabio es negociar, no confrontar…

¿Cómo ve?....

Y aunque lo que anterior le vaya a parecer discordante cuando empiece a leer lo que enseguida le presento, le aseguro que no es así, por lo que le ruego termine la lectura, porque tal vez coincida conmigo en que Trump no es confiable, pero tampoco lo es, lamentable, Peña Nieto).

Así que solo nos queda esperar hasta que la incertidumbre acabe para definir nuestro futuro, pero lo peor es que nadie sabe cuándo será eso, pero nacionalista como orgullosamente soy, Candelero también está para difundir los planes, proyectos y acciones del Gobierno de la República y más, si se tratan temas tan sensibles que atañen a todos los mexicanos. Así que aquí les presento ésta versión oficial:

Con 10 Objetivos se redefinirán las relaciones entre México y EU

El Presidente Peña Nieto nos informó este lunes 23 a todos los mexicanos los temas que le planteará al Presidente Trump al reunirse en Washington el próximo día 31 de este mes de Enero y que contienen 10 objetivos para “redefinir sobre bases de mayor certidumbre, la relación de México con el nuevo gobierno norteamericano, bajo la premisa de construir una nueva etapa de diálogo y negociación, en la relación bilateral.

Esos objetivos son:

1º.- Que exista un compromiso del gobierno de Estados Unidos, de garantizar el trato humano y respetar los derechos de los migrantes mexicanos.

2º.- Que cualquier proceso de repatriación de migrantes indocumentados, que realice el gobierno de Estados Unidos, sea de manera ordenada y coordinada; y que los protocolos y acuerdos que se han alcanzado, se mantengan y mejoren, siempre sobre la base de un trato digno y también respetuoso.

3º.- El desarrollo del Hemisferio debe ser una responsabilidad compartida. Los gobiernos de México y de Estados Unidos deben asumir un compromiso concreto para trabajar de manera conjunta, en promover el desarrollo de los países de Centroamérica.

Este compromiso es cada vez más importante. Mientras que el número de migrantes mexicanos hacia Estados Unidos disminuye cada año, en los últimos tres años el flujo de migrantes indocumentados, que atraviesan México rumbo a Estados Unidos, creció en más de 100%.

4º.- Asegurar el libre flujo de remesas de los connacionales que viven en Estados Unidos, evitando que se dificulte o encarezca su envío. A noviembre del año pasado, las remesas de los mexicanos sumaron más de 24 mil millones de dólares.

5º.- El gobierno de Estados Unidos debe asumir el compromiso de trabajar corresponsablemente con México, para detener el ingreso ilegal de armas y de dinero de procedencia ilícita.

6º.- Preservar el libre comercio entre Canadá, Estado Unidos y México. Los intercambios comerciales entre los tres países deben estar exentos de cualquier arancel o cuota, como ha ocurrido desde 2008.

Se buscará fortalecer la competitividad de Norteamérica y sus cadenas regionales de suministro, incrementando las exportaciones mexicanas a Estados Unidos y Canadá, sobre una base de sana competencia y el desarrollo de sectores de mayor valor agregado.

7º.- Al modernizar el marco comercial de América del Norte, los gobiernos deben incluir nuevos sectores, como las telecomunicaciones, la energía y el comercio electrónico.

8º.- Cualquier nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos debe también traducirse en mejores salarios para los trabajadores en México. México no compite en el mundo con empleos de baja calidad, ni con mano de obra barata.

México debe participar en el comercio internacional sobre una base de mayor productividad y complementariedad; haciendo del comercio, un instrumento poderoso para proteger los empleos actuales, crear nuevos empleos y mejorar los salarios en México.

9º.- Proteger el flujo de inversiones hacia México. El Gobierno de la República se asegurará que nuestro el país siga siendo un destino confiable y atractivo para invertir.

Se buscarán acuerdos que den certidumbre a la inversión y al comercio entre México, Canadá y Estados Unidos. Se defenderán las inversiones nacionales y de cualquier otro país, que hayan confiado en México para invertir.

10º.-Trabajar por una frontera que una y no que divida.

Y para convencer de su postura digna, de firme nacionalismo y de defensa de nuestra soberanía, pero con muy buena voluntad para negociar convenientemente todos los temas a tratar, el Presidente Peña Nieto terminó su mensaje así: "Si bien México reconoce los derechos de toda nación soberana para garantizar su seguridad, México no cree en los muros. Nuestro país cree en los puentes, en los cruces carreteros y ferroviarios, y en el uso de tecnología como los mejores aliados, para impulsar una buena vecindad. Nuestra frontera debe ser nuestro mejor espacio de convivencia; un espacio de seguridad, de prosperidad y de desarrollo compartido".

Por su parte, para sorpresa de todos, el impredecible Presidente Trump, también dio un mensaje con el que hizo sentir que está en la mejor disposición para negociar sin presiones ni amenazas, -en forma “light” pues,- todos los temas, con los mejores beneficios para las partes.

O usted que piensa de esto que dijo:

“México ha sido, de verdad, formidable y el Presidente (Peña Nieto) ha sido verdaderamente sorprendente, y creo que vamos a tener muy buenos resultados para México, para Estados Unidos y para todos los involucrados”.

Esto lo soltó el Presidente Trump en la ceremonia de juramentación de todos sus más cercanos colaboradores celebrada este lunes 23 en la Casa Blanca, lo cual para muchos, refleja que también quiere que México siga siendo el buen vecino que siempre ha sido de Estados Unidos, aunque precisando todavía más, siempre y cuando se cumpla lo que él quiere: ¡Estados Unidos primero!.... que en otras palabras equivale a “América para los americanos”, que fue la pretendida política expansionista que en 1823 puso en marcha el 5º. Presidente de EU, James Monroe ¿recuerda?, o sea pretender que todo el Continente fuese dominado por ellos.

Así que…..cuidado…mucho cuidado.

Por: Abraham Mohamed/Revista "Candelero", en colaboración con Uneabasto.com. Todos los derechos Reservados MMXVII

Regresar a home-page